Este web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar y adaptarse a vuestra navegación y vuestras preferencias, entre otras tareas. Si continuáis navegando,aceptáis nuestra política de privacidad.
Política de cookies

Política de cookies +

Taller de Mk - FORMACIÓN

Inicio Soluciones Formación

Formación

img

La formación como elemento diferenciador de las empresas

El Ministerio de Trabajo se refiere a la formación continua como “el conjunto de acciones formativas realizadas por las empresas y dirigidas a sus trabajadores, que se caracterizan por estar financiadas directa o indirectamente, de forma parcial o total por las empresas y tener como objetivo mejorar o adaptar las capacidades profesionales de sus trabajadores, sus conocimientos o sus cualificaciones a condición de que tengan relación con la actividad o profesión que realicen o vayan a realizar en el futuro en la propia empresa”.

La formación de los directivos y empleados propociona satisafacción a las personas y ventajas competitivas a la empresa

  • Satisfacción personal y refuerzo del ego
  • Detección más rápida de problemas a resolver
  • Aumento de la innovación
  • Mejores resultados al aumentar la productividad

La formación del personal enriquece enormemente a la empresa

¿Cómo ayuda la formación de los empreados?
En este sentido, los trabajadores que pueden acceder a programas de capacitación obtienen las siguientes ventajas:

  • Adquieren nuevas competencias y habilidades vinculadas a su carrera profesional.
  • Se sienten más satisfechos y motivados al percibir que la organización se preocupa por su desarrollo.
  • Aumenta su confianza para desempeñar sus puestos y asumir nuevas responsabilidades.
  • Se propicia una mayor participación e innovación, como consecuencia de esa mayor autoestima y capacitación.
  • Se reducen los errores y accidentes laborales.
  • Mejoran su capacidad de adaptación a los cambios y disminuye el estrés laboral.
  • Se facilita la coordinación entre los empleados.
  • Ofrecen una mayor efectividad en sus funciones.
  • Se potencia las posibilidades de promoción interna de los profesionales, al sumar nuevas destrezas.
  • Consiguen un mejor desempeño que redunda en la productividad global de la compañía.

¿Cómo repercute en mi empresa?
Por su parte, el retorno de la inversión de la formación continua para las compañías se ve reflejado en los siguientes aspectos:

  • Permite conocer cuáles son las fortalezas y debilidades de la plantilla, lo que potencia un reparto óptimo de funciones.
  • Refuerza la cultura de la organización, con profesionales que se sienten satisfechos e integrados dentro de la empresa.
  • Los valores y misión de la compañía se consolidan entre el capital humano.
  • Al aumentar la motivación y satisfacción, se reducen los índices de rotación de personal, permitiendo mantener el talento.
  • Impulsa la reputación y el employer branding de la empresa (estrategias para atraer y retener talento), potenciando la atracción de los mejores perfiles a la compañía.
  • Genera un ahorro, al contar con una estructura de alto rendimiento y reducir los errores laborales.
  • Aumenta la innovación de los equipos, contribuyendo a crear una ventaja competitiva frente a la competencia.
  • La mayor productividad de la plantilla se traduce en mejores resultados económicos para la organización.

¿Todos los empleados requieren la misma formación?
Como apunta Goldstein en su trabajo Training in Organizations, “la formación no es un remedio curalotodo; esta debe ser sistemática y planificada y formar parte de un proceso secuencial y lógico, compuesto por una serie de pasos que hay que tener en cuenta”.

Por tanto, para que la inversión en formación continua empresarial consiga buenos resultados es necesario planificar los programas.
¿Para qué vamos a organizar un curso de gestión de un software para toda la plantilla cuando solo trabajan con él un par de empleados?

Las iniciativas formativas de la empresa deben ir dirigidas a satisfacer las necesidades de cada colaborador, a preparar a los equipos para posibles cambios o demandas del mercado o a adaptar al personal a la actualización tecnológica, por lo que es importante detectar cuáles son las áreas de mejora.

Invertir en formación es invertir en presente para asegurar el futuro

Formación y empresa, juntos para seguir avanzando.

Cuando crece el conocimiento, aparece la oportunidad .